Robot

Abriendo paso a los servicios de entrega en puerta autónomos

Drones, automóviles sin conductor, robots repartidores... La tecnología está avanzando a gran velocidad, aunque lo hace una infraestructura legislativa que la respalde. En el caso de Starship Technologies, empresa desarrolladora de pequeños robots repartidores sin conductor, este riesgo está limitando su negocio.

¿La solución? Tratar de cambiar la ley en toda Europa.

El reto

Pinsent Masons ha trabajado con Starship desde sus inicios, acompañándole en un viaje a través de la investigación y el desarrollo hasta llegar al mercado. Les hemos ofrecido asesoramiento estratégico, conocimiento especializado, una red de contactos y también les hemos ayudado a desafiar los límites de la legislación existente.

La innovación de Starship tiene la capacidad de revolucionar la cadena de suministro, pero solo si encontramos un modo de que sus máquinas operen legalmente.

Los robots de Starship tienen seis ruedas y viajan a una velocidad de cerca de 6,5 km/hora por vías públicas repartiendo artículos en las direcciones asignadas. No obstante, el uso de robots repartidores está prohibido en la mayoría de los países europeos.

Tras revisar la legislación de 20 países, descubrimos que Austria es el único país en el que estaría permitido el uso de robots. Para una empresa con aspiraciones internacionales, se trataba de una cuestión vital.

La única opción era tratar de cambiar la legislación.

La solución

Pinsent Masons está trabajando con Starship con el objetivo de sentar un precedente en un área legal en la que los especialistas en tecnología se topan con cada vez más frustraciones. Su estrategia ha logrado:

  • La entrada en el mercado del cliente en Alemania, lo que ha abierto el paso hacia

    el Reino Unido.

  • La posibilidad de establecer nuevas pautas legislativas, facilitando así el acceso a mercados completamente nuevos.

Para conseguirlo, Pinsent Masons se ha servido de su amplia experiencia en la legislación relacionada con máquinas autónomas.

Encontramos soluciones para las cuestiones relacionadas con la seguridad de datos y las telecomunicaciones. En ese sentido, hemos:

  • Asesorado a Starship sobre la mejor manera de gestionar los riesgos asociados al funcionamiento de una tecnología emergente dentro de unos marcos normativos algo ocultos en el Reino Unido.
  • Hecho realidad que Starship pudiera operar legalmente en Alemania, teniendo que negociar exenciones de varias ordenanzas de tráfico (como la StVO y la StVZO).
  • Facilitado el establecimiento de las operaciones de Starship en Dusseldorf, Hamburgo y Greenwich.

Nuestra experiencia en el campo de las máquinas autónomas ha supuesto un valor añadido más allá de las leyes en sí. Hemos desarrollado una estrategia que ha conectado a Starship con autoridades y organismos claves de la industria. Ello ha propiciado un enfoque colaborativo y consultivo ante numerosos retos operacionales.

Por ejemplo, hemos conectado a Starship con la agencia alemana de estandarización de normas técnicas TÜV, que debe supervisar y probar cualquier máquina autónoma antes de que pueda ser usada. Gracias a ello, Starship logró obtener un certificado acreditativo que presentar a posteriori ante las autoridades locales.

Pinsent Masons ha ayudado asimismo a Starship a formar parte de la comunidad de vehículos autónomos y conectados del Reino Unido. Les hemos presentado ante el ministerio de transporte, organizaciones certificadoras y el consejo de Greenwich. Este último es uno de los precursores de los ensayos de vehículos sin conductor en el Reino Unido.

Estas presentaciones han dado como resultado relaciones positivas con varias organizaciones influyentes. Entre ellas se encuentran el Laboratorio Británico de Investigación Viaria y un proyecto de vehículo sin conductor denominado GATEway.

Los resultados

Hemos desempeñado un papel fundamental en los logros de Starship hasta la fecha, sobre todo, en Alemania.

  • Starship opera actualmente en Dusseldorf, Hamburgo, Greenwich y en otras

    localidades del Reino Unido

  • Han firmado además importantes acuerdos comerciales con grandes empresas como Hermes, Dominos Pizza y Just Eat. Y están probando los robots repartidores en el Reino Unido y Alemania.
  • Starship ha establecido su base británica en Southwark.

Sus fundadores Janus Friis, Ahti Heinla y el director de operaciones Allan Martinson y su equipo están desarrollando un negocio fascinante con gran potencial. El enfoque creativo de Pinsent Masons y su pasión mutua por desafiar lo establecido les está ayudando a «crear el mercado» de los servicios de entrega en puerta.

Out-Law / Lo que debe saber cada día